5 hábitos para mejorar tu calidad de vida

0 comentarios

Introducción

Todos queremos una mejor calidad de vida. Desde el más adulto al más joven, siempre estamos buscando formas para hacer nuestras vidas más cómodas, felices, saludables y, ¿por qué no?, prósperas.

En este artículo hablaremos sobre 5 hábitos para mejorar tu calidad de vida. Crear estos hábitos mejorará tu vida inmediatamente, y la calidad de la misma irá aumentando mientras más pasa el tiempo.

Descanso

Ciertamente dormir es la principal actividad para descansar. Y sin dudas la más importante. No obstante, descansar no se limita a ello: también implica desconectarte, renovarte.

Los autores Richard Boyatzis, Annie Mckee en su libro, Resonant Leadership, introducen un concepto muy interesante para referirse al estado de estrés crónicos que caracterizan nuestras vidas: Sacrifice Syndrome(o el Síndrome del Sacrificio).

 Este Síndrome consiste en un círculo vicioso de estrés y sacrificio, el cual resulta en estrés, agotamiento y disminución de la efectividad, tanto física como emocionalmente.

Cualquiera creería que un buen descanso es suficiente para romper con dicho Síndrome. Sus hallazgos son sorprendentes: más que un buen descanso, ¡necesitamos renovarnos! Puesto que el Síndrome es, además de psicológico, también neurológico, el Sistema Parasimpático requiere ser renovado para poder volver a su funcionamiento normal.

¿Alguna vez has estado con mucho cansancio y pesadez, te dan una buena noticia o participas sirviendo en alguna causa importante para ti y luego ese cansancio se va? De eso es que se trata renovarse.

 Los autores, en ese mismo libro, explican que la renovación es causada por tres cosas: sentir esperanza, mostrar compasión por alguien (compasión se define como “empatía en acción”) y/o entrar en un estado de mindfulness (que es el estado donde estamos despiertos y conscientes de lo que está pasando en nuestro interior y en nuestro alrededor).

 Crear el hábito de renovarte, te ayudará a mantenerte descansado a lo largo del tiempo. De hecho, la falta de renovación es lo que causa a los equipos perder su efectividad luego de unos meses trabajando duro o luego de una crisis. Por el contrario, los equipos que crean dinámicas divertidas, que salen de la rutina, que sueñan juntos un futuro mejor y/o que se encausan en una misión de servir en un propósito superior a ellos mismos, experimentan una reactivación de su afecto el uno por el otro, su productividad y su sentido de propósito.

Algunos ejemplos prácticos para renovarse: 

  • Sueña y planifica en grande un futuro mejor, brillante y esperanzador (a solas, con tu pareja, con tu equipo).
  • Participa en una actividad sirviendo a otros en una causa importante para ti (por ejemplo, llevarles una sonrisa a niños en quimioterapia). Esto te dará perspectiva de la vida y sentirás compasión por ellos.
  • Saca unas horas para reflexionar sobre tu vida en estos momentos. Pregúntate cosas como:
    • ¿Dónde estoy?
    • ¿Qué tanto he progresado en los últimos meses?
    • ¿En qué estoy involucrado?
    • ¿Por qué cosas siento más gratitud?
    • ¿Cuándo fue la última vez que le expresé amor a mis seres queridos?

 ¡Hay muchos ejemplos más! Te invitamos a hacer el que más te guste. Lo importante es poner tu vida en orden, lo cual nos lleva al segundo hábito. 

Higiene 

Un viejo adagio dice “la casa más limpia es la que menos se ensucia”. ¡Pero todas se ensucian! Y como se ensucian, ¡se deben limpiar!

 La higiene, en sentido general, consiste en limpiar, organizar, arreglar, armonizar cosas. Esto incluye tu cuerpo, tu casa, tu correo, tus notas, tus proyectos, tus relaciones, tus finanzas, tu vida espiritual, tus hábitos y, entre otras cosas, tu cabello.

Mantener cada área de tu vida higienizada, ¡ciertamente la mejorará! De los 5 hábitos para mejorar tu calidad de vida, ¡este es sumamente importante! ¿A quién no le gusta el olor de una casa limpia? ¿O encontrar las cosas cuando se buscan?

Para la higiene personal puedes usar distintos productos. Además de ello, te recomendamos crear rutinas. En nuestra experiencia, es la manera más sostenible de mantener la higiene en el tiempo: crear rutinas para organizar tu vida digital, tus proyectos, tu casa y tu tiempo; crear rutinas para aseo, higiene y/o mantenimiento de tus bienes materiales; o rutinas para cuidarte a ti mismo, dedicarte tiempo y darte cariño. 

De hecho, una de las maneras más ricas de cuidarse a sí mismo es comiendo cosas que nos gusten…

Alimentación 

Para nadie es un misterio que nuestra salud se ve completamente influenciada por lo que comemos. Nuestra alimentación impacta nuestra salud, quien impacta nuestra calidad de vida. Sin salud, no hay calidad de vida. Sin una buena alimentación –a la larga–, no habrá salud.

No te sugerimos que pares de comer todo lo que te gusta de manera absoluta a no ser que te haga daño debido a una condición médica. De hecho, nuestra primera recomendación para ti es esta: ¡visita tu médico y pídele orientación en cuanto a la alimentación mejor para ti!

 Cada cuerpo es distinto. Dependiendo de tu estilo de vida, si te ejercitas, tu edad, tu sexo, tu cultura, tus gustos, etc., un tipo de dieta te funcionará más que otro… así también una rutina de ejercicios.

Ejercicio

Ejercitar tu cuerpo no solamente te ayudará a mantenerte saludable, digamos, por dentro, también te ayudará a sentirte mejor, aumentará tu vitalidad y te verás mejor. 

Quizás este sea el hábito más difícil de crear de estos 5 hábitos para mejorar tu calidad de vida, pues requiere mucha determinación, ajustar tu agenda, tu presupuesto y educarte para hacer ejercicios que te ayuden a cumplir tus objetivos. De hecho, el plasmarte objetivos es imprescindible para la creación de nuevos hábitos, puesto que los objetivos sirven como guías para emprender un nuevo camino. 

Pero, paradójicamente, ejercitarte puede ser tu mayor apoyo para entrenarte en la disciplina de crear nuevos hábitos. Tradicionalmente se dice que, para crear nuevos hábitos, se requiere hacer una actividad por 21 días. Otros estudios demuestran que es luego de 66 días.  Independientemente de la cantidad de días, la mejor manera de empezar es con la menor cantidad posible, es decir, dando un paso corto, pero conciso.

Toda gran tarea se logra dividiéndola en pequeñas partes. Así también son los hábitos. 

Para empezar a ejercitarte, la clave está en empezar –por ejemplo– 5 minutos el primer día e ir aumentando el tiempo cada día. De hecho, cuando se inicia en el gimnasio, se hace con poco peso y cada semana se aumenta el mismo poco a poco.

Sea que quieres descansar mejor, mejorar tu higiene, cambiar tu régimen alimenticio, meditar con mayor frecuencia o cualquier otro hábito, este método de progresión paulatina te ayudará a mantenerte constante en el tiempo.

En efecto, es muy común trazarse metas en año nuevo y no cumplirlas. En parte, esto se debe a que se quieren hacer cambios radicales y no paulatinos. Por otro lado, también se debe a la pérdida de concentración. El siguiente hábito es excelente para desarrollar una mayor concentración. 

Meditación

 Meditar no se limita exclusivamente a la práctica del yoga, es más bien un estado mental de profunda reflexión y concientización de lo que acontece, tanto dentro como fuera de nuestro cuerpo. También, un estado de interiorización de una o varias ideas.

¿Alguna vez te has quedado mirando fijamente una fogata o el mar ir y venir, y luego haber perdido la noción del tiempo? ¡En ese momento estabas meditando!

 Al igual que dormir, meditar sirve para mantener en balance las emociones y los pensamientos; también para darles orden. Es inconmensurable el valor de mantener los pensamientos claros, organizados y balanceados. 

¿Recuerdas el mindfulness en el primer hábito? Se trata de ser intencionales en entrar en un estado de reflexión y relajación, por ejemplo, respirando profundamente, escribiendo con lápiz y papel o escuchando el sonido del agua caer en la lluvia.

Nuestro cerebro tiene capacidad de prestar atención hasta 7 cosas al mismo tiempo. No obstante, hay una infinidad de cosas aconteciendo a nuestro alrededor. Meditar ayuda a prestar atención a esas cosas y nos ayuda a tomarnos una pausa de nosotros mismos.

Conclusión

Comprometerse a desarrollar hábitos saludables y productivos es una de las actividades más importantes que cualquier persona puede hacer.

El poeta norteamericano Ralph Waldo Emerson dijo una vez, “siembra un pensamiento y cosecharás una acción. Siembra una acción y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino”.

¿A cuál destino quieres llegar? ¡Coméntanos!

Dejar un comentario

Todos los comentarios del blog son revisados antes de su publicación
¡Te has suscripto satisfactoriamente! | You have successfully subscribed!